La multinacional estadounidense Walmart anunció la venta de todos sus activos en Argentina a la firma latinoamericana Grupo de Narváez, que cuenta con operaciones minoristas en Ecuador y Uruguay y prevé una pérdida de 1.000 millones de dólares en sus cuentas.

A través de un comunicado, Walmart anunció la decisión de dejar el país vecino: “Los nuevos propietarios, que cuentan con operaciones minoristas en Argentina, Ecuador y Uruguay, aportarán una sólida experiencia local que impulsará el crecimiento de la empresa. Walmart seguirá apoyando a la empresa a través de servicios de transición y acuerdos de abastecimiento; no obstante, Walmart no retendrá una participación accionaria”.

Walmart estaba presente en el país trasandino desde 1995 y gestionaba más de 90 comercios con 9.000 empleados bajo las marcas Changomas, Mi Changomas, Walmart Supercenter y Punto Mayorista, así como una plataforma de venta en línea.

Grupo de Narváez es una empresa familiar activa en ventas minoristas desde inicios de 1940. Tiene negocios en nueve países y cuenta con 24.500 empleados.

Según Infobae, los motivos de la salida de la empresa del mercado argentino son tanto locales como internacionales. Walmart ya vendió el negocio en Brasil, al fondo Advent, y parte de la operación en Inglaterra, entre otras.

Argentina ha sufrido una fuerte devaluación de su moneda, el peso, en medio de una crisis económica que tiene al país en recesión desde 2018 y fuerte escasez de dólares en la plaza local.

“Es muy difícil seguir operando acá, más cuando cadenas del retail importantes como Falabella o Waltmart anuncian que se van del país o quieren vender sus negocios. Claramente es porque manejan márgenes de utilidades muy bajos y es porque Argentina no da para más”, señaló a EL DINAMO, el economista argentino Manuel Adorni.



Esta publicación aparece primero en El Dinamo