Los ventiladores mecánicos que Lionel Messi donó a través de su Fundación para hacer frente a la pandemia de coronavirus en Argentina, permanecen varados en una bodega del aeropuerto de Rosario, ante la falta de autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

Se trata de 32 respiradores que fueron entregados por la Fundación Messi y que llegaron al país el 8 de agosto de 2020, los que se mantienen en un depósito del aeropuerto Islas Malvinas, sin recibir la aprobación del ente gubernamental.

Los respiradores llegaron desde Barcelona en un vuelo privado costeado por la propia organización del astro del fútbol mundial. Son equipos utilizados en los centros médicos de España y la intención del futbolista era que fueran desplegados en hospitales y clínicas de Rosario.

Según explicó el diario La Capital, la donación realizada por Messi “está como en una especie de limbo porque no se pueden completar los trámites de Aduana. Y hasta que no se presenten los papeles, seguirán en el depósito fiscal”.

A esto se suma la realización del control de funcionamiento de los equipos, el cual solo se completará cuando ANMAT los autorice.

Estos 32 ventiladores eran la primera parte de un envío total de 50 respiradores para los centros médicos de la ciudad natal de Lionel Messi, pero los 18 restantes serían enviados una vez que se concretara la aprobación de la primera carga.

Junto con ello, Messi donó 500 mil euros para la compra de insumos médicos de la campaña Juntos por la Salud Argentina, impulsada por la Fundación Garrahan.

Frente a esta polémica, las autoridades argentinas explicaron que los ventiladores donados por Lionel Messi no contaban “con el registro por parte de la autoridad sanitaria de origen”, en este caso, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). 

Esta publicación aparece primero en El Dinamo