La senadora Jacqueline van Rysselberghe, presidenta de la UDI, reiteró su crítica a la inclusión de sumar más escaños a la Convención Constitucional para los pueblos originarios, solicitando la misma pedida para las iglesias evangélicas.

La parlamentaria recalcó que “nos parece razonable” que los escaños reservados estén presentes en los 155 ya definidos, poniendo como ejemplo Nueva Zelanda, cuestionando que se busca un “reemplazo de la democracia participativa por grupos de interés, como son los indígenas, pueblos originarios, se ha hablado de los discapacitados”.

En la misma línea, defendió la inclusión del mundo evangélico, ya que “si el camino es ir hacia una representación de nuestras autoridades a través de grupos de interés, entonces que estén todos”.

“A nosotros nos parece que un grupo de interés que hay que considerar también, sobre todo teniendo en cuenta que somos un sociedad cristiana occidental, aquellos que defienden los valores cristianos, que son más del 30% de la población”, argumentó.

En tanto, también tuvo palabras para la postura que tomará el Gobierno en caso de que se concrete el proyecto del segundo retiro del 10% de los fondos de pensiones, solicitando que se entregue un Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) a nivel comunal, consignó CHV Noticias.

“Le hemos pedido al gobierno que evalúe la posibilidad de ayudas comunales, como una especie de IFE comunal para ir en ayuda de esas familias vulnerables cuando entra una comuna en cuarentena”, señalando que en el Ministerio de Hacienda “están viendo la fórmula, porque no es fácil poder focalizar tanto la ayuda pero eso puede ser una cosa necesaria”.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo