A través de una carta enviada a la ministra de la Cultura, Consuelo Valdés, la bancada de la Cámara de Diputados de la Unión Demócrata Independiente (UDI) replicó la petición del vocero de Gobierno, Jaime Bellolio, de preservar el monumento al general Manuel Baquedano en la Plaza Italia.

De acuerdo al documento firmado por los diputados gremialistas Jorge Alessandri, Juan Antonio Coloma, Cristhian Moreira y Osvaldo Urrutia, trasladar el monumento no cumpliría con el propósito de “evitar los atentados a distintos íconos religiosos, a la infraestructura pública, a los monumentos o a la propiedad privada”.

“Trasladar, por tanto, la figura del General Baquedano -o cualquier otra- es una medida simplemente inocua que no va a ser suficiente para detener a aquellos grupos minoritarios y violentos que atentan constantemente contra todo aquello se encuentre en su camino. Este grupo de violentistas seguirá destrozando cualquier ícono que se utilice para reemplazar al General Baquedano y la tumba del Soldado Desconocido, incluso si la estatua que se erigiera en el mismo sector fuera la de Salvador Allende, por dar un ejemplo”, agregaron los diputados de la UDI.

Anteriormente el ministro Bellolio indicó a los medios de comunicación que “sacar la estatua de Baquedano de ahí es como decir que nos rendimos frente al vandalismo. Y creo que es no es la señal que debemos dar a quienes nos gusta la democracia”.

Sin embargo, debido a los continuos rayados que ha sufrido la estructura desde que comenzó el estallido social del 18 de octubre del 2019, algunas autoridades de La Moneda como el ministro de Defensa, Mario Desbordes, se abrieron a la posibilidad de trasladar el monumento hasta dependencias del Ejército, donde podría ser custodiado.

UDI afirma que “la violencia no nos puede ganar”

La carta enviada con copia al ministro Desbordes y al comandante en jefe del Ejército, Ricardo Martínez, coincide con las frases de Bellolio porque para la bancada de la UDI, retirar la estructura sería ceder terreno a los “violentistas”, y según dijeron, “la violencia no nos puede ganar”.

“¿También vamos a trasladar a todos los residentes de los sectores aledaños de Plaza Baquedano? ¿Tendremos que sacar, entonces, todos estos iconos a lo largo del país? ¿O tendremos que también cerrar los templos para que no los destruyan?”, cuestionaron los parlamentarios.

A renglón seguido desde la UDI se contestaron y declararon que “la respuesta desde nuestra perspectiva es no, porque la violencia no nos puede ganar y estaríamos dando una señal equívoca y nefasta”.

“Hoy puede ser el General Baquedano, pero nadie dice que mañana serán los monumentos a Arturo Prat, a Salvador Allende o a cualquier otra figura del país”, continuaron los legisladores.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo