La acusación de fraude y la amenaza de Donald Trump de llevar los votos hasta la Corte Suprema, sumado a los estrechos resultados en los conteos en los estados clave, han marcado la jornada en esta ajustada elección presidencial en Estados Unidos, que mantiene expectante a todo el mundo.

“Estamos arriba a lo grande, pero ellos están intentando robar la elección. Nos los dejaremos. Votos no pueden ser incluidos luego de que los locales están cerrados”, señaló Donald Trump en horas de esta madrugada, cuando aún faltaban millones de votos por contabilizar, agregando que “iremos ante la Corte Suprema. Queremos que la votación se detenga, porque no deseamos que se encuentren papeletas de votación a las cuatro de la mañana y se agreguen”.

“Donald Trump siempre ha dicho que iba a reaccionar tal como lo hizo. Él nunca acepta los resultados si no le favorecen, lo dijo en el debate y varias ocasiones. Si no tiene la capacidad legal para parar el conteo, es evidente que mantendrá este discurso para deslegitimar lo que queda de conteo en los próximos días”, indicó a EL DÍNAMO, Roberto Funk, del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile.

Por su parte, el analista político y académico de la UTEM, Máximo Quitral señaló a EL DÍNAMO que la respuesta de Trump en medio del conteo refleja fielmente la forma de ser del actual presidente de Estados Unidos.

“El hecho de adelantar un triunfo habla de la personalidad que tiene. Con los datos que se manejan anticipadamente su confianza es muy alta. Además, esto es parte su estrategia, porque la acusación de fraude la dijo anteriormente y creo que está cumpliendo la palabra que mostró en su momento”, asegura Quitral.

Sobre este punto, el ex abogado de la Casa Blanca, Bob Bauer dijo que si el mandatario cumple las amenazas de impugnar el conteo de votos electorales “sufrirá una de las derrotas más vergonzosas que haya sufrido un presidente ante el tribunal más alto del país”.

Resultado terminará en la Corte Suprema

La tensión por el resultado se siente en todo Estados Unidos y en el mundo. El actual presidente ha ganado los votos de estados claves, como Texas, Florida, Ohio, Georgia y Carolina del Norte, aunque aún no termina el conteo.

“La primera jornada estuvo bien extensa, lo que ha dado cuenta de lo reñida que serán las elecciones, ya que, a diferencia del 2016, cuando eran las 3 de la madrugada se tenía información del ganador. En esta ocasión no, ha sido todo más lento, entendiendo también que votó mucha más gente”, dijo Máximo Quitral.

“Destaco que ha sido una jornada electoral pacífica a pesar que estaban los temores de violencia o intimidación. Lo que sí es preocupante es cómo se ha jugado con las reglas de conteo principalmente en el tiempo de cuándo se entreguen los votos de Pensylvania”, criticó Roberto Funk.

Ambos analistas políticos manifiestan que, según cómo se ha dado la elección, el resultado final del proceso eleccionario terminaría en la Corte Suprema de Estados Unidos.

“Yo creo que todo apuntaría a que el resultado se definirá en la Corte Suprema, donde además Trump tuvo un triunfo importante al instalar a Amy Coney Barrett, una conservadora en sus planteamientos y cercana a él. Por ello, podríamos encontrarnos con ese escenario también, pensando en que la lógica de Donald Trump es que los demócratas estarían intentando arrebatarle la elección”, sentenció el académico de la UTEM.

“Es muy posible que los republicanos cuestionen los conteos que se hicieron después del día de la elección. No tengo dudas de aquello”, dijo por su parte, Roberto Funk.



Esta publicación aparece primero en El Dinamo