Comentarios, polémicas y dudas causó parte de lo expuesto por la ministra del Trabajo y Previsión Social, María José Zaldívar respecto al retiro forzoso del 10% de los fondos de las AFP para los deudores de pensiones alimenticias, conocidos popularmente como “papitos corazón”.

La intervención de la secretaria de Estado en la Comisión del Trabajo de la Cámara de Diputados aseguró que la indicación que permitiría dicho retiro forzado para quienes figuran como morosos de los dineros que buscan cubrir las necesidades de los menores podría provocar que la sociedad termine pagando dichos montos, debido a que los deudores posiblemente serán parte de los beneficiarios del Pilar Solidario.

Zaldívar argumentó que este tipo de deudas por pensiones alimenticias, que en ocasiones llegan a montos millonarios, “es un tema delicado y que denota una realidad que estamos viviendo como país que es muy grave”.

En ese contexto, la ministra citó los datos entregados por el parlamentario impulsor de la indicación, Vlado Mirosevic (Partido Liberal), destacando que “cerca de 70 mil padres o madres no habían podido recibir los recursos de pensiones de alimentos adeudadas” en el primer retiro del 10%, debido a que muchos decidieron no solicitar el dinero, evitando que éste fuera retenido.

“Hay otra manera de ver este dato y es que el 80% de las pensiones de alimentos notificadas por el Poder Judicial como no pagadas, sí fueron susceptibles de ser retenidas. El 80% de los padres o madres que tenían o adeudaban pensiones de alimentos, sí hicieron el retiro”, sostuvo la ministra.

Asimismo, la titular del Trabajo argumentó que “no puede ser que los niños en nuestro país estén solamente recibiendo los recursos que les corresponde en virtud de las pensiones de alimentos cuando haya un retiro extraordinario”.

En medio de su intervención, la ministra explicó que en caso de que se lleve a cabo dicha indicación, finalmente los morosos “no se van a hacer cargo de esas pensiones de alimentos, sino que a futuro va a ser la sociedad completa la que lo va a tener que financiar”.

“Establecer que el mecanismo a través del cual yo voy a pagar los alimentos de los niños en Chile va a ser a través de la recuperación de los recursos que a futuro deben servir para financiar las pensiones de esos padres, va a implicar que todo el resto de la sociedad va a financiar estas pensiones de alimentos, porque esos padres a futuro van a ser beneficiarios del pilar solidario“, agregó Zaldívar.

La titular de la cartera del Trabajo recalcó que “lo que corresponde es buscar mecanismos para poder asegurar el pago de esos alimentos mes a mes”.

Para el economista y académico de la Universidad de Santiago, Víctor Salas, las declaraciones de la ministra son algo “extremas”, ya que está asumiendo que las personas que hagan el retiro no podrán financiar sus propias pensiones, entonces cuando les toque jubilar será el Estado el que deberá “poner la plata”.

Salas sostiene que es un hecho que quienes realicen el retiro -forzoso por deuda de alimentos o voluntario- verán afectadas sus pensiones a futuro, lo que en el caso de las personas de entre 30 y 40 años podría no ser tan complejo, ya que aún tienen tiempo para seguir cotizando.

“Cada vez que retiras plata del fondo de pensiones, obviamente estás corriendo el riesgo de reducir tu pensión futura esperada (…) eso es parte de los costos”, agregó.

Mientras que respecto a quienes ya están en edades más cercanas a la jubilación, lo que “está haciendo es tomar la opción de tener esa plata antes y manejarla como mejor le parezca (…) la verdad es que no sé si el Estado va a estar en condiciones en uno o dos años más de poner plata extra para las pensiones asistenciales. Seguramente esto terminará siendo un hecho, el darle pensiones a las personas que retiraron su plata y quedaron en cero”

El economista indicó pese a que se esperaba que el Gobierno se hiciera cargo de las necesidades de las personas que debieron guardar cuarentena por la pandemia, y de esta forma quizás evitar estos retiros. Eso ya no pasó, por lo que efectivamente en un futuro será el Estado el que deba cubrir las pensiones de quienes realizaron los retiros.

“Bajo cualquier sistema, el Estado termina financiando las pensiones a las personas que no tienen cotizaciones”, concluyó. 

Esta publicación aparece primero en El Dinamo