El 13º Juzgado de Garantía de Santiago decidió sobreseer la causa que indagaba la supuesta crucifixión de manifestantes detenidos en la 43° comisaría de Peñalolén durante los primeros días del estallido social de octubre del año pasado.

De acuerdo a lo expuesto por la querella del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), los hechos habrían ocurrido el 21 de octubre, cuando dos adultos se trasladaban junto a un adolescente de 14 años y fueron detenidos por personal policial, quienes los habrían acusado de robo.

Los sujetos -incluido el menor de edad- acusaron haber sido ‘crucificados’ en la estructura metálica de la antena de dicho cuartel policial, colgándolos desde las esposas puestas en sus muñecas. Además aseguraron haber sido sometidos a otras torturas que les provocaron diversas lesiones.

Sin embargo, durante la jornada de este lunes, y luego de una indagatoria que llevó a cabo la Fiscalía de Peñalolén-Macul en conjunto con Carabineros, se descartó la existencia de dicha crucifixión. No obstante, se continúa investigando a tres funcionarios de la institución por otras agresiones y vejámenes.

De acuerdo a lo señalado por el Ministerio Público, en octubre pasado se formalizaron los cargos en contra de tres funcionarios policiales por torturar a seis personas, dos adultos y cuatro menores de edad. Dos de esos carabineros se encuentra cumpliendo la medida cautelar de prisión preventiva. 



Esta publicación aparece primero en El Dinamo