La presidenta del Senado, Yasna Provoste (DC), entregó mayores detalles de la agenda de “mínimos comunes” que está trabajando con el Gobierno, reiterando que el diálogo “no es un salvataje” para el presidente Sebastián Piñera.

En un extenso hilo en su cuenta de Twitter, la legisladora por la región de Atacama planteó que “esta agenda es un diálogo acotado a cuatro temas enfocados en las urgencias de las familias de Chile, las pymes y otros sectores postergados, como el turismo, comercio, cultura y los trabajadores independientes y de la salud”.

“Se trata de resolver temas centrados en las personas y sus necesidades. No es un ‘acuerdo nacional’ para incorporar todos los temas del debate político. Se trata de concentrar los esfuerzos en la emergencia social que viven miles de chilenos”, añadió.

Provoste precisó que los cuatro temas que son parte de la agenda de diálogo con el Gobierno son la Renta Básica Universal de Emergencia (RBUE), ayudas a las pymes y sectores postergados, fortalecimiento de la estrategia sanitaria y el término de los beneficios a las grandes fortunas vía exenciones tributarias.

La senadora sostuvo que los temas no incluidos en las conversaciones “no se anulan. No hay modificación sobre las atribuciones permanentes de los parlamentarios ni del Ejecutivo en otras materias. Se deben continuar tramitando los proyectos presentados en otras materias”.

“Los atropellos a los derechos humanos seguirán caminos institucionales que corresponden. Impuesto a súper ricos y royalty minero tienen camino trazado en el Congreso. Reforma tributaria es una discusión más larga. Los déficit del Gobierno son demasiados. No buscamos resolverlos todos ahora”, reiteró.

Ante las críticas de algunas figuras opositoras como la diputada Pamela Jiles (PH), la democratacristiana explicó que “el Congreso tiene la obligación de buscar fórmulas para resolver los problemas y que el Gobierno enmiende el camino fracasado de su gestión en pandemia. No es ‘salvataje’. Mientras Sebastián Piñera sea presidente en ejercicio, es a él a quien tenemos que exigir soluciones”.

“Si hemos llegado acá no es para salvar a un mal Gobierno. Simplemente estamos actuando apegados a un valor fundamental: poner la política al servicio de quienes necesitan apoyo estatal con urgencia. Apoyo que hasta ahora el Gobierno, inexplicablemente, se ha negado a dar”, enfatizó.



Esta publicación aparece primero en El Dinamo