El Ministerio del Trabajo dio cuenta de la renuncia de Magdiel Nicholls como director jurídico de la Dirección General de Crédito Prendario (Dicrep), también conocida como Tía Rica, quien también se vio involucrado en la polémica por los funcionarios públicos que cobraron el bono de clase media.

Y es que a pesar de tener una remuneración de $4.999.104, según Transparencia, fue uno de los beneficiados con el beneficio de $500 mil.

Para poder acceder al bono de la clase media, se debía tener una merma en sus ingresos de 30%, con un tope salarial de $2 millones, junto con firmar una declaración jurada en la página web del Servicio de Impuestos Internos (SII).

Consultado por esta situación por La Segunda, Nicholls explicó que “que había una cuestión que no correspondía, que tenía un depósito que no era. Que esto se vincule a mi salida es feo”.

Respecto a su salida de la Tía Rica, el otrora director jurídico indicó que dejó el puesto para ser parte de un nuevo estudio de abogados.

En cuanto al cobro del bono de clase media, aseguró que recibió un mail del SII donde se le explicó que podía postular, “ok. Listo, veo que no hay ningún requisito muy claro, ok. Me pongo. Y después sale un instructivo aclarativo y digo que esto no corresponde, aviso al SII, dónde deposito”.

En la misma línea Nicholls dejo en claro que devolvió el dinero, declarando que “están los comprobantes de que se devolvió. Los comprobantes de que yo en agosto avisé. Dos meses antes al SII señalando que ojo que esta cuestión cómo se las devuelvo. Me contestan, me mandan una cuestión en general diciendo que si no corresponde, me van a mandar un link en su momento donde usted pueda devolver. Si no le sale ese link en la página del SII es porque sí correspondía. Pasó el tiempo, no apareció nunca el link y yo hago una solicitud después, devuelvo todo diciendo que esta cuestión está mala y hay un error grande y se los devuelvo. Eso fue”.

Pero La Segunda cerró indicando que hasta la publicación de la nota, no pudieron tener acceso a los comprobantes de depósito de Magdiel Nicholls.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo