Este sábado, Rayén Araya regresará a la pantalla chica de la mano de TVN y el programa Mierda, Mierda: la función debe continuar, espacio cultural de seis epiosdios, cuyo foco es conocer más sobre el teatro chileno contemporáneo. En cada uno de sus episodios se abordará un hito, un hecho significativo o un personaje relevante para el Teatro nacional.

Su primera emisión estará dedicada a “Teatros Universitarios” para seguir con “Teatros de Resistencia”, “El trolley y el Teatro de La Memoria”, “La Historia del Ictus”, “Andrés Pérez y el Teatro de la Transición” y finalizando con “Teatro Contemporáneo”.

Este proyecto fue realizado por la productora Inteligencia Colectiva, de la que forma parte la periodista, que oficiará como conductora.

“Nos cruzamos con una historia del teatro que nos marcó y dio origen al resto del trabajo, a partir de una investigación sobre el Teatro Ictus. Revisitar la historia del actor Roberto Parada en el momento que protagonizó Primavera con un esquina rota, y constatar el cruce entre la ficción que se montaba sobre el escenario y la realidad donde le comunican que su hijo José Manuel había sido encontrado degollado, nos hizo sentir la necesidad de contar esa y otras historias. El teatro es también un narrador del acontecer del país y nos convencimos que debíamos relevar ese rol”, explicó Araya a EL DÍNAMO.

La periodista detalló que junto al equipo de producción documentaron más de 200 entrevistas y una investigación de meses que incluyó recopilación de archivo en video y fotografías, recortes de diarios, afiches, entre otros. De hecho, “algunos de esos extractos van a mostrarse en televisión por primera vez”, adelantó Araya.

Este programa centrado en la historia del teatro chileno llega también en medio de la crisis que atraviesa dicha industria, golpeada por el estallido social y, actualmente, por la pandemia del coronavirus. Sobre esto, la locutora de Radio Súbela! comentó que “las artes en general están pasando un momento muy complejo y no deja de ser irónico que ocurra en medio de una pandemia donde muchos y muchas hemos recurrido justamente a los libros, la música, las películas, el teatro en línea, para mantener la cabeza sana, para conectarnos en medio del encierro”.

“Los fondos de financiamiento estatal han sido recortados progresivamente y el actual es un escenario muy poco auspicioso; por eso y con mayor razón creemos que en este momento la valoración de la cultura. Apreciar el arte desde su sentido crítico y provocador, también desde la entretención, pero sobre todo desde la construcción de identidad”, destacó.

Regreso a la TV

Con Mierda, Mierda, Rayén Araya regresará a la televisión en un rol de conductora, tras haber participado en el último tiempo como una de las panelistas estables del programa Llegó Tu Hora.

“Siempre digo que ya desde hace años mantengo una relación de ‘pololeo’ con la televisión, porque también esos años hacen que sepa con más claridad qué contenido es el que me mueve o en el que quiero involucrarme”, afirmó al respecto.

Sobre el trabajo realizado en esta serie documental destacó la investigación, las entrevistas y el “arduo” trabajo de montaje que significó.

“Hay que recordar que este proyecto es financiado por el Fondo de Fomento del Consejo Nacional de Televisión, sin esos recursos, este documental hubiese sido imposible y creo que difícilmente habría estado en la parrilla de algún canal de TV. Afortunadamente, hace 3 años, TVN conoció este proyecto, le interesó y decidió participar junto a nosotros, en el concurso anual del CNTV”, recalcó.

Sobre su relación actual con la televisión, Rayén Araya es enfática en recalcar que “hoy mi norte está en aportar a la reflexión con insumos que sirvan a la ciudadanía para tener una opinión, eso hago a diario desde SuperCiudadanos en Súbela Radio, analizando la actualidad, y desde los proyectos de la productora. De hecho ya hay otro en proceso llamado ‘Camaleón’, pero del área ficción”.

“El rol de los medios es fundamental”

Rayén Araya ha seguido de cerca lo ocurrido con la televisión en los últimos meses, donde las críticas a sus contenidos por parte de los televidentes ha sido variada y se ha traducido en miles de denuncias al Consejo Nacional de Televisión.

Sobre esto, la periodista asume que al formar parte también de los medios, “mi crítica es también en muchas ocasiones una autocrítica. El rol de los medios de comunicación en una emergencia como la que estamos viviendo, es fundamental y es un terreno en el que aún falta mucho por avanzar”.

“No debemos olvidar nunca que la responsabilidad de los medios también es social, y que el periodismo ejercido en función de la gente, es un aporte a la democracia. Los casos que han marcado la nota baja, están a la vista, y también quienes han destacado por tener una mayor conexión con la realidad de las calles. El desafío diario está ahí, en seleccionar fuentes confiables, entregar insumos, abrir espacio a voces nuevas y construir opinión”, agregó.

Sobre eso, también, Araya destacó la crisis que atraviesa la industria televisiva desde hace varios, no solo en el país sino que en todo el mundo, a raíz de la irrupción de las plataformas digitales como YouTube y otras redes sociales.

“Durante mucho tiempo la televisión pudo convivir con el cable, porque la repartición de la torta de auspicios y del público aún alcanzaba para todos. Hace ya algunos años que internet superó en avisaje a la TV, esta es una situación que ocurre en todo el mundo”, explicó.

Es así como la masificación de internet y las reproducciones en YouTube seguían aumentando a pasos agigantados mientras que “la TV tradicional seguía tocando la misma tecla, subyugados por la venta de publicidad usando de referencia el rating. La tecnología permitió que la TV por streaming llegara a los hogares incluso antes que la tan anunciada TV digital. Netflix dio vuelta la torta, invirtió la lógica del mercado. Se dio cuenta que la gente quería calidad y que el público estaría dispuesto a pagar por eso, una suma moderada eso sí, porque al masificar la distribución a nivel mundial la cuota por persona se podía diluir en menos de 10 dólares mensuales”.

Esto significó un duro golpe a la televisión, agrega Araya, puesto que pese a eso, “siguió haciendo lo mismo”, explicó la periodista, lo que provocó que se precarizara a los trabajadores para “hacer rendir una máquina de alto costo, sin aportar novedad ni riesgo. El resultado es lo que estamos viendo hoy: una batería enorme de programas repetidos y novelas extranjeras o turcas o brasileñas de corte bíblico”.

Cierto es que estamos en pandemia, pero, ¿no había productos en desarrollo disponibles para salir al aire? La máquina del día a día pilló a la TV. Mientras los contenidos abundan en el mundo, nosotros compramos programas extranjeros a un bajo costo o seguimos haciendo lo mismo, me refiero básicamente a matinales que es lo poco que queda en cuanto a programas franjeados”, aseveró.

“En fin es un debate largo, pero urgente, porque pese a todo la TV sigue siendo el medio de comunicación hegemónico y el de mayor influencia social”, cerró.

Esta nota Rayén Araya y su nuevo programa en TVN: “El teatro es un narrador del acontecer del país” apareció primero en El Dínamo.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo