La psicóloga Pilar Navarrete, a cargo de la evaluación de Nano Calderón Argandoña, presentó su renuncia acusando una serie de hechos que le impidieron realizar su labor.

Según consignó La Cuarta, Navarrete le comunicó su decisión al abogado defensor de Nano Calderón, Mario Vargas, dando cuenta de situaciones que la hicieron desistir de realizar la pericia en el penal Santiago I, donde el joven cumple prisión preventiva.

En una carta, la psicóloga apuntó a la labor realizada por la defensa de Hernán Calderón, señalando que “habiendo iniciado la evaluación al requerido y teniendo disponible al imputado hace al menos media hora, fui obligada por los abogados defensores a abandonar el proceso”.

“No fui escuchada pero más grave aún, se interrumpió mi evaluación cuando a hacía media hora que tenía disponible al imputado”, agregó.

La profesional detalló que fue obligada a retirarse del lugar, indicando que Nano Calderón fue testigo de loS hechos, reconociendo que se sintió “atropellada como profesional”, por lo que “presento mi renuncia al cargo y me veo en la obligación de desistir de la pericia”.



Esta publicación aparece primero en El Dinamo