En el programa De Tú a Tú, de Canal 13, Martín Cárcamo tuvo una profunda y sincera conversación con Paty Cofré, quien confesó que fue víctima de violencia de género.

La reconocida humorista nacional, de 82 años, llegó hasta la casa del animador para conversar de su vida, recordar su juventud como bailarina en los teatros de revistas y de su carrera en televisión.

“Esto lo voy a hablar porque eres tú”, le dijo Cofré a Cárcamo, adelantando que se trataba de una experiencia muy fuerte para ella. A los 33 años, relató, cuando era una vedette consagrada, fue madre de su único hijo.

“Llegó un momento en que me di cuenta que estaba embarazada y todo estaba lindo, yo feliz porque mi mamá siempre me decía que no me podía ir de este mundo sin dejar una semilla. Me embarqué con el bebé tuve que trabajar embarazada como seis meses”, comenzó diciendo.

Con su pareja, continuó narrando, se fueron a vivir al norte y ella empezó a trabajar en Calama, pero que tras sufrir episodios de violencia de género huyó con su hijo cuando tenía solo tres meses.

“Fui una mujer golpeada, incluso casi perdí a mi niño un día de los golpes”, confesó Paty Cofré.

Tras ello, contó que aguantó las agresiones durante un tiempo largo porque quería que el padre de su hijo lo reconociera, para que su bebé no quedara con un solo apellido, como le sucedió a ella.

“Yo decía, mi hijo no puede tener, como yo, un solo apellido porque cuando entré al Canal 7, al Festival de la Una, me daba vergüenza decir que tenía un solo apellido. Recién entrando decía, ‘me van a rechazar porque tengo un solo apellido’, andaba con ese miedo. Dije yo: aguanto lo que sea, pero a mi hijo me lo reconoce. Sí me lo reconoció, costó, pero me lo reconoció”, recordó Paty Cofré.

Tras ello, la artista aprovechó la oportunidad de darle un sentido mensaje a todas las mujeres: “Ahora hay tanta facilidad para defenderse, para hablar. No le crean cuando dice ‘mira mi amor, fue un momento de rabia, perdóname, nunca más va a pasar’. Mentira, uno aguanta el primer charchazo y olvídate que vas a ser golpeada hasta que te separes de esa persona”.

“O te separas o te mueres al lado de ella, de repente se le pasa la mano y te mata. No tienen que aguantar, tienen que denunciar aunque las amenacen. Mejor morir denunciando que morir en las manos de un desgraciado”, cerró Cofré. 

Esta publicación aparece primero en El Dinamo