Pablo Ortúzar, investigador de IES Chile, cuestionó la propuesta de Benito Baranda, ex director del Hogar de Cristo, de otorgarle la libertad a los integrantes de la “primera línea” que están detenidos, en el marco del estallido social iniciado el 18-O.

En una carta publicada en El Mercurio, Ortúzar cuestionó la proposición de Baranda apelando al “buenismo”, explicando que esto es “el deseo de ser celebrado como bueno, sin medir las consecuencias”.

El investigador calificó de “privilegios procesales insólitos e injustificados” la propuesta de liberar a la “primera línea”, junto con plantear que en vez de buscar su liberación, debería luchar por la mejora de las condiciones carcelarias en su conjunto.

“Benito Baranda exige privilegios procesales insólitos e injustificados para delincuentes que destruyeron bienes públicos y asolaron el centro de Santiago por semanas. ¿Por qué no demandar condiciones carcelarias dignas para todos, asumiendo que cada cual debe responder ante la ley por sus actos? ¿Por qué no pensar un minuto en lo que significaría esta impunidad arbitraria? ¿Por qué no sopesar lo que significaría para miles de chilenos ver convertida de nuevo cada viernes la Plaza Italia en una batalla campal?”, argumentó.

Pablo Ortúzar finalmente hizo un llamado a poner el “bien de Chile por delante”, incluso si esto significa sacrificar el “buenismo”.

“Si no, el debate público se convertirá simplemente en una puja de buenos deseos, que, como sabemos, pavimentan el camino al infierno, precisó.

Esto, luego que Benito Baranda señalara que debe analizarse las circunstancias en las cuales fueron detenidos integrantes de la “primera línea”, y ver “si esas personas actuaron saqueando, robando, haciendo actos vandálicos, o respondieron a la agresión que recibieron en un primer momento de las fuerzas policiales”.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo