Gabriel Biggs anunció que tomará acciones legales contra el piloto de rally Samuel Israel, luego que utilizara su casa en Cachagua para realizar fiestas clandestinas en Año Nuevo, las cuales se dieron a conocer en redes sociales, provocando incluso el enojo del Gobierno.

En entrevista con 24 Horas, Biggs recalcó que “voy a tomar acciones legales porque no quiero que esto se repita más, esto tiene que servir de ejemplo a nivel nacional y ojalá mundial, lo que pasó fue demasiado irresponsable, esto no se puede perdonar y la única forma que sirva de ejemplo es un castigo muy fuerte”.

El propietarios indicó que en su residencia se realizaron dos fiestas clandestinas, donde asistieron 200 personas, señalando que “me vulneraron a mí y claramente a toda la comunidad”.

Biggs indicó que cuando tomó conocimiento que la casa ubicada en Cachagua fue epicentro de estos hechos, quiso contactarse con Israel, quien solo le respondió a través de mensajes telefónicos.

“En el contrato con AirBnB dicen que el señor Samuel va a tener siete personas, no más”, además de tener que cumplir con todas las medidas sanitarias Covid-19.

Relató que la persona encargada de recibir las llaves del domicilio “cuando entró dijo que había tanto vómito por toda la casa que tuvieron que entrar tres personas a limpiar y sanitizar toda la casa (…) Fue un espanto, no sobrevivió ni un vaso”.

El canal de noticias quiso tomar contacto con el pilo Samuel Israel, quien declinó realizar declaraciones.

Esto, mientras que ya se contabilizan 41 contagiados y 82 contactos estrechos entre los asistentes a las fiestas cladestinas en Cachagua.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo