Un nuevo y dramático récord registró Brasil el día de ayer con 4.195 muertos por coronavirus durante las últimas 24 horas, según informó el Ministerio de Salud.

En pleno peak de la crisis sanitaria, el país elevó su registro de fallecidos a 336.947 en más de trece meses de pandemia, un balance superado solo por Estados Unidos.

“Podemos esperar un mes muy triste, muy trágico para Brasil. La tasa de transmisión sigue siendo altísima y la tasa de vacunación aún está por debajo de lo deseable”, explicó la doctora Margareth Dalcolmo, investigadora de la Fundación Oswaldo Cruz en Fiocruz a El País.

Este martes también se contabilizaron además 86.979 nuevos contagios, llevando la cifra total a 13,1 millones.

A pesar que los hospitales están abarrotados con personas que mueren mientras esperan tratamiento en algunas ciudades y el sistema de salud está al borde del colapso en muchas áreas, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, continúa oponiéndose a cualquier medida de confinamiento para frenar el brote.

El mandatario trató otra vez de restarle dramatismo a la ola de decesos y volvió a criticar a los estados que restringen la circulación y provocan perjuicios en la economía, según consignaron medios locales.

A su vez, consideró que las consecuencias de “quedarse en casa” son también graves: “Los brasileños se deprimen, aumentan de peso y crece la hipertensión entre los habitantes. Incluso a mí me creció un poco la panza”, dijo.

Con las cifras de Brasil, país de 212 millones de habitantes, Latinoamérica alcanzó ayer los 800.178 decesos y más de 25,3 millones de contagios, transformándose en la segunda región con más fallecidos a causa del coronavirus, detrás de Europa que tiene 976.538 muertes. 

Esta publicación aparece primero en El Dinamo