La pandemia del coronavirus tiene al mundo pasando por una de las emergencias sanitarias más grandes de la historia reciente, con cerca de 5 millones de contagiados y 350 mil fallecidos, en una dura realidad que no ha estado libre de la aparición de negacionistas de la enfermedad.

Algunos líderes de grupos sociales y religiosos han puesto en duda la peligrosidad del COVID-19, apuntando a que se trataría de “una gripe” que no debería impedir el funcionamiento normal de una sociedad. Muchas de estas visiones están acompañadas de planteamientos de algunos mandatarios, como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien lleva meses exigiendo la reapertura de su país pese al rápido y mortal avance del virus.

Pero a algunos de estos negacionistas el destino les jugó una mala pasada, ya que vivieron en carne propia las consecuencias de un contagio y finalmente murieron, dejando en evidencia que la gravedad de la pandemia era mucho más real de lo que se negaban a creer.

El pastor de la “histeria colectiva”

negacionistas coronavirus

Landon Spradlin era pastor y seguidor de Donald Trump.

Landon Spradlin (66) era un pastor de Virginia, en Estados Unidos, ferviente seguidor del presidente Donald Trump. En una de sus prédicas aseguró que el coronavirus generaba “histeria colectiva” y que solo buscaba perjudicar al gobernante republicano.

A fines de febrero, Spradlin viajó junto con su familia al famoso carnaval Mardi Gras en Nueva Orleans (Luisiana). Según The Washington Post, fue en ese evento -que se realizó pese a la aparición de los primeros casos en Estados Unidos- donde tanto el religioso como sus cercanos terminaron contagiados con COVID-19.

A mediados de marzo, Spradlin, quien también se dedicaba a la música como guitarrista de blues, comenzó a sentir los primeros síntomas. Fue internado por una grave neumonía, muriendo el 26 de marzo.

El “anticuarentena”

negacionistas coronavirus

John McDaniel, uno de los negacionistas del coronavirus.

John McDaniel (60) era un empresario de Ohio, quien a través de su cuenta de Facebook lanzó mensajes en contra de las cuarentenas aplicadas en su estado a mediados de marzo.

“Si lo que estoy escuchando es verdad, el gobernador DeWine ha ordenado el cierre de bares y restaurantes. ¡Yo digo que una mierda! Si estás paranoico no salgas. No debería afectar a los demás que queremos vivir nuestra vida. La locura debe parar”, escribió el hombre, quien deslizó que el virus era “un invento de los políticos”.

Lamentablemente, el negacionista estadounidense terminó muriendo por coronavirus el 23 de abril pasado. Su familia sufrió un doble dolor, ya que además de su partida tuvo que soportar los comentarios burlescos que realizaban las personas en la transmisión online de su funeral.

El obispo que desafió el distanciamiento social

negacionistas coronavirus

Gerald O. Glenn se negaba a interrumpir sus prédicas.

Gerald O. Glenn (66) era un reconocido obispo de la Iglesia Evangélica Nueva Liberación de Virginia, quien rechazaba el distanciamiento social y la suspensión de los servicios religiosos debido a la pandemia en Estados Unidos.

El pastor había dicho que seguiría predicando “a menos que esté en la cárcel o en el hospital” y que “Dios es más grande que este temido virus”. Aquellas declaraciones las entregó en un sermón publicado en redes sociales el 22 de marzo, el que terminó siendo borrado.

El 12 de abril, Bryan Nevers, otro de los líderes de la iglesia, informó que Glenn había muerto por COVID-19 y que su esposa, Marcietia Glenn, se encontraba conectada a ventilación mecánica tras contraer el virus.

Su muerte generó conmoción en la comunidad religiosa de Virginia y especialmente en su hija, Mar-Gerie Crawley, quien afirmó que lo ocurrido con su padre le demostró que el coronavirus implicaba un peligro real para las personas. “Solo le suplico a la gente que comprenda la gravedad de esto”, expresó la mujer en una publicación citada por The New York Times.

Esta nota Los negacionistas del coronavirus que murieron por la pandemia apareció primero en El Dínamo.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo