El secretario general de la ONU, António Guterres, pidió un alto el fuego a todos los conflictos del mundo en medio de la pandemia del coronavirus.

“Hay una oportunidad para la paz, pero aún está lejos. La necesidad es urgente. La tormenta de la Covid-19 llega ahora a todos los escenarios de conflicto. El virus ha demostrado cuán rápido puede moverse a través de las fronteras, devastar países y cambiar vidas. Necesitamos hacer todo lo posible para encontrar la paz y la unidad”, señaló el diplomático.

El secretario general, presentó hoy una “actualización” de un informe sobre los avances logrados desde el 23 de marzo, cuando pidió un alto al fuego a los países en guerra.

Según la autoridad, un “gran número de implicados en conflictos” se mostró dispuesto a detener los enfrentamientos en “Camerún, en República Centroafricana, en Colombia, en Libia, en Birmania, en Filipinas, en Sudán del Sur, en Sudán, en Siria, en Ucrania y en Yemen”.

Sin embargo, “hay una enorme diferencia entre las declaraciones y los actos, al transformar las palabras en paz en el terreno y en la vida de la gente”, dijo, lamentando situaciones “en las que los conflictos se han intensificado”.

“Necesitamos esfuerzos diplomáticos sólidos para enfrentar estos desafíos. Para silenciar las armas, debemos alzar las voces por la paz”, subrayó Guterres.

Asimismo, el secretario general de la ONU, celebró que 70 países, así como organizaciones, representantes de la sociedad civil y dirigentes religiosos apoyaran su llamado, aunque consideró que aún se necesitan esfuerzos diplomáticos.

Junto a ello, Guterres indicó hace unos días que el coronavirus “es una enfermedad que representa una amenaza para todos en el mundo, porque tiene un impacto económico que traerá una recesión sin paralelos, lo que contribuirá a una creciente inestabilidad, violencia y conflicto.

“Esta pandemia desencadenará la más amenazante de las crisis que hemos enfrentado desde la Segunda Guerra Mundial”, advirtió Guterres.



Esta publicación aparece primero en El Dinamo