La candidata a gobernadora por la Región Metropolitana, Karina Oliva, cerró su campaña de cara a las elecciones de segunda vuelta del domingo, donde se enfrenta a Claudio Orrego, de Unidad Constituyente.

En la oportunidad, la candidata señaló que “queremos que todos se sientan parte de la construcción de una Región Metropolitana mucho más democrática, mucho más justa, pero también mucho más digna”.

“No puede ser que en los planes del Gobierno no exista hoy día, los planes del gobierno regional, liderados por la Intendencia no exista una mirada inclusiva e integradora”, afirmó.

En esa línea, expresó que “esto se trata no sólo de ponerlo en el papel, aquí se trata de tomar medidas concretas, por ejemplo, en las estaciones de Metro, en los cruces de las calles, en las aperturas de las instituciones, en incluso los procesos informativos y educativos de niños, niñas y adolescentes de colaboración con las familias cuidadoras son entornos completos”.

Por su parte, Claudio Orrego hizo lo propio acompañado de alcaldes y concejales en el parque Amengual de Pudahuel.

Tras ser consultado por los medios de prensa si en caso de ganar incluiría a Karina Oliva en su gestión, Orrego explicó que “una de las diferencias que tenemos con nuestros contendores es que nosotros no vemos esta campaña como de amigos y enemigos, como de patriotas y antipatriotas. Nosotros queremos trabajar con todas y con todos porque tenemos que construir una mayoría para hacer cambios en Chile y en la región”.

“Si ganamos vamos a trabajar con todas y todos, y cuando me refiero a todas y todos me refiero no sólo a nuestros partidarios, me refiero a los que piensan distinto de nosotros, inclusive quienes han sido nuestros adversarios en esta elección. Nosotros creemos y practicamos la tolerancia, la inclusión y la participación y si ganamos ellos también serán invitados a participar de estos cambios profundos en pro de la dignidad de las personas”, sentenció.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo