Una Italia, una enfermera de 34 años se suicidió en medio de la desesperación por haberse contagiado de coronavirus.

Mientras los Gobiernos del mundo adoptan medidas para restringir la propagación de contagios, la angustia de quienes deben lidiar a diario con la enfermedad, la soledad y la muerte crece.

Daniela Trezzi trabajaba como enfermera en la Unidad de Cuidados Intensivos en el Hospital San Gerardo en la ciudad italiana de Monza, en Lombardía, uno de los mayores focos de la pandemia en Europa.

El director general del hospital, confirmó el suicidio de la profesional indicando que ella “se encontraba en casa enferma desde el 10 de marzo sin ningún tipo de vigilancia”.

Asimismo, la Federación Nacional de Enfermeras, indicó que a Daniela Trezzi le habían confirmado hace tres semanas que había dado positivo el test de COVID-19 y, a causa de eso, “estaba viviendo con mucho estrés por el miedo a infectar a otros”.

Aterrada, el martes tomó la determinación de terminar con su vida.

“Lo que ha experimentado Daniela en el último periodo, aunque todavía no se conocen todos los motivos del suicidio, es la gota que ha colmado el vaso”, indicó la federación a través de un comunicado.

Y es que esta joven enfermera estaba sufriendo un fuerte estrés ante una situación que ha desbordado a todos los profesionales de salud de Italia, desde hace días.

“Los compañeros que estuvieron cerca de ella durante la cuarentena, aseguraron que Daniela estaba experimentando un fuerte estrés por miedo de haber infectado a otras personas”, señalaron.

Junto a ello, indicaron que el caso de Daniela no es el primero en Italia, ya que hace una semana se produjo un hecho similar con una enfermera en Venecia, y advirtieron que “aunque esperamos lo contrario, el riesgo de trabajar con estas condiciones estresantes y la escasez de personal, pensamos que este no será el último caso”.

Según la última actualización oficial, Italia tiene 80.539 personas contagiadas de coronavirus, de las cuales 8.165 han perdido la vida.


Si tienes pensamientos o comportamientos suicidas, o conoces a alguien que haya mostrado alguna señal, tienes a disposición el teléfono de ayuda 600 360 7777 de Salud Responde, el que cuenta con asistencia de enfermeras y psicólogos. También hay agrupaciones civiles que ofrecen ayuda a personas que se encuentran enfrentando ideas suicidas situaciones relacionadas. Entre ellos están la Fundación José Ignacio, Todo Mejora, Fundación Katy Summer y Fundación Míranos.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo