El estado de Georgia, uno de los lugares claves para la definición de la elección presidencial de Estados Unidos, irá al recuento de votos debido al estrecho resultado entre el demócrata Joe Biden y el republicano Donald Trump.

Este recuento es trascendental, ya que con sus 16 delegados electorales podría beneficiar al ex vicepresidente, quien logró dar vuelta un resultado adverso con el conteo del voto por correo. Hasta este viernes, el también ex senador tenía 2.450.152 frente a los 2.448.565 del empresario, en un margen inferior al 1%.

Frente a esto, Brad Raffensperger, el secretario de Estado de Georgia, aseguró que “con un margen tan pequeño, va a haber un recuento de votos”.

Este proceso es normal en los lugares donde las diferencias entre los candidatos son mínimas y no está relacionado con las denuncias -sin pruebas- que ha entregado Trump, quien ha asegurado que el proceso estuvo marcado por un supuesto “fraude” por el registro de papeletas enviadas por correo.

Aunque la victoria de Biden en Georgia sería simbólica (es un estado históricamente republicano), no tendría mucha injerencia en su eventual proclamación como vencedor, ya que una victoria en Pensilvania le daría los 270 delegados electorales suficientes. Incluso una derrota en este estado, junto con la confirmación del triunfo en Arizona y Nevada, lo dejaría como vencedor absoluto.



Esta publicación aparece primero en El Dinamo