En medio del rebrote de coronavirus que viven los países europeos, Francia registró un récord de 41.622 nuevos casos en las últimas 24 horas, superando el millón de contagios a causa del COVID-19.

Según indicaron las autoridades de Francia, también se reportaron 165 muertes asociadas al coronavirus, totalizando 34.521 fallecidos desde el inicio de la pandemia.

Ante este dramático aumento de nuevos casos, el primer ministro Jean Castex amplió el toque de queda nocturno, ya vigente en París y otras ciudades, a partir del sábado a una gran parte del territorio, medida que afectará a 46 millones de personas, o sea, dos tercios de la población.

“Las semanas que vienen serán muy duras”, advirtió la autoridad. “La situación es grave (…) la circulación del virus alcanza un nivel muy elevado”, agregó Castex.

De esta forma, la medida obliga a los ciudadanos a quedarse en casa entre las 21:00 y las 6:00 por seis semanas.

Asimismo, los bares, restaurantes y comercios de las zonas involucradas deberán cerrar a las 21 horas para tratar de detener la segunda ola de la pandemia de coronavirus.

Según indicó el primer ministro, la tasa de incidencia en Francia, es decir, el número de casos confirmados de coronavirus para 100.000 habitantes, se incrementó un 40% en una semana.

Castex indicó que se espera un mes de noviembre “molesto” y aseguró que el número de muertos “seguirá aumentando”.

“Si no logramos colectivamente contener la epidemia, nos enfrentaremos a una situación terrible y tendremos que tomar medidas más duras”, sentenció.



Esta publicación aparece primero en El Dinamo