Un alza histórica de las familias que viven en campamentos detectó un estudio desarrollado por Techo Chile y la Fundación Vivienda. De acuerdo a la medición, desde 2019 a 2020 el número de hogares en asentamientos irregulares creció un 73,5%, principalmente por el estallido social y posterior pandemia del COVID-19.

Según reveló el Centro de Estudios Socioterritoriales (CES) de Techo Chile, en la actualidad hay más de 81 mil familias en los 969 campamentos existentes en nuestro país, la cifra más alta desde 1996.

Mientras que en 2019 el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) cifró el indicador en casi 50 mil.

Otro elemento que analizó el CES fue el factor migratorio en al aumento de campamentos, desestimando la incidencia de este indicador, ya que en la actualidad hay 25 mil familias migrantes viviendo en campamentos, lo que representa un 30% del total, misma cifra proporcional que detectó el Minvu en 2019.

Fuente: Techo Chile.

Las regiones con más campamentos

Si bien el aumento de campamentos y tomas ilegales es un fenómeno visible en todo el país, Techo Chile confirmó que se ha dado con mayor fuerza en algunas zonas.

En la actualidad, la mayor parte de los campamentos están en la Región de Valparaíso (29,2%), seguida de la Metropolitana (23,8%).

En la primera, el aumento fue de un 110%, tras pasar de 11 mil a 23 mil familias. En la capital, en tanto, las familias en asentamientos ilegales pasaron de ser casi 6 mil a 23 mil, es decir, crecieron un 220%.

Donde también se registró un crecimiento exponencial fue en Arica y Parinacota. En la región nortina existían 326 familias en campamentos durante 2019 y hoy son 1.119, es decir, crecieron 243%.

Por último, La Araucanía tenía 352 familias en campamentos en 2019 y en la actualidad hay 1.450. El crecimiento fue de 315% tras el estallido social y posterior pandemia.

Al respecto, director ejecutivo de Techo Chile, Sebastián Bowen, explicó que la proliferación de asentamientos irregulares “es una cifra que nos duele y estremece“.

Sin embargo, el problema es mucho mayor porque en la actualidad el número de familias que necesita una vivienda va entre las 500 y 600 mil.

“Viven allegadas o hacinadas y muchísimas más si consideramos las que están bajo arriendos informales o abusivos. Y si no damos frente a esa problemática, el problema de fondo no podrá ser resuelto”, explicó Bowen. 



Esta publicación aparece primero en El Dinamo