Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica, junto a un equipo de expertos internacionales, evaluarán la efectividad del medicamento llamado interferón para reducir la contagiosidad de personas infectadas con el coronavirus.

El estudio, nombrado CONCORD-19, va a realizar seguimiento a más de 300 familias de Santiago que tengan un caso confirmado de COVID-19, con la intención de reducir la tasa de transmisión del virus dentro del hogar.

El equipo investigador evaluará la efectividad de tratar en forma preventiva con interferón beta a personas que estén cursando los primeros días de COVID-19 y a sus contactos intradomiciliarios, con el objetivo de evaluar si el medicamento reduce la diseminación del virus.

El interferón es una proteína que naturalmente produce el cuerpo humano conocida por fortalecer al sistema inmune y ayudar al cuerpo a combatir una infección, y es comúnmente usado para tratar pacientes con esclerosis múltiple.

Además, los interferones han mostrado ser muy seguros y tener efectos positivos en estudios clínicos contra otros coronavirus, incluyendo SARS y MERS. En este estudio, el medicamento será administrado mediante una inyección.

El investigador responsable de CONCORD-19, José Antonio Castro-Rodríguez de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica, dijo que este estudio es un paso muy importante para desarrollar otra arma contra la propagación de esta enfermedad.

“Las investigaciones muestran que la gente con COVID-19 puede contagiar el virus a otras personas desde 5 días antes de desarrollar síntomas,” afirmó el doctor Castro-Rodríguez. “Dado lo anterior, nuestro foco está en una intervención preventiva que podría interrumpir completamente la diseminación del virus.”

Un estudio exploratorio realizado en Wuhan, Provincia de Hubei, China, por la doctora Eleanor Fish, de University Health Network y la Universidad de Toronto, y Tobias Kollmann, del Telethon Kids Institute, encontraron que el tratamiento con interferón redujo la duración del período en que un paciente disemina el virus, por aproximadamente una semana. Estos resultados forman la base del estudio CONCORD-19.

Los voluntarios que participarán en la investigación serán asignados al azar a recibir tratamiento con interferón-beta 1a, generosamente provisto por Biogen, o a recibir cuidados estándares de COVID-19 en sus hogares. Los miembros de cada hogar participante serán seguidos durante un mes.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo