La detención de Juan Pablo Pirce (38) retumbó en los cimientos del Juzgado de Garantía de Traiguén, pues el nuevo imputado no fue cualquier detenido por infringir la Ley de Armas, sino que uno de los suyos, un funcionario con 12 años de carrera que había sido detenido con un importante arsenal bélico en su domicilio.

La noche del 5 de abril, el hijo de Guillermo Pirce, ex gobernador de Malleco entre 2016 y 2017, intendente (s) regional y funcionario de la ANI, en la zona, entre 2015 y 2016, negó autorización a Carabineros para ingresar a su domicilio, luego que en febrero el Programa Denuncia Seguro recibiera información anónima respecto a un posible cultivo de marihuana en su domicilio.

“Usted puede hacer los movimientos que quiera, pero yo soy funcionario judicial. Entiendo perfectamente qué es lo que se puede hacer y qué no”, les advirtió Juan Pablo Pirce a los efectivos del OS-7 pasadas las 20 horas del 5 de abril.

En las últimas horas, el nombre del funcionario del Poder Judicial sonó hasta en la Corte Suprema, donde la ministra vocera, Gloria Ana Chevesich, calificó como de “gravedad” la detención y formalización de uno de sus funcionarios.

“La situación dada a conocer es grave y como Poder Judicial garantizamos -como siempre lo hemos hecho- la total transparencia y acceso a la información para que el Ministerio Público pueda hacer una completa investigación”, aseguró la ministra Chevesich.

La Moneda también hizo lo propio y el subsecretario del Interior Juan Pablo Galli advirtió que los hechos ocurridos en Traiguén son de carácter grave y que esto “no solo debe preocupar al Gobierno, preocupará también a la fiscalía y debe ser de preocupación del Poder Judicial”.

Por ello, EL DÍNAMO indagó en la vida de Juan Pablo Pirce, para conocer el camino que lo llevó a convertirse en oficial de sala del Poder Judicial sin tener un título técnico ni profesional.

El funcionario del Poder Judicial nació en 1982. Es el menor de tres hermanos y gran parte de su vida la pasó en la Región de la Araucanía, específicamente, en Traiguén, donde su familia es muy conocida y cuyo primo es alcalde de la comuna.

En diciembre del año 2000 egresó de la enseñanza media desde el Colegio de Educación Adultos Vida y Paz, ubicado en Temuco. Hasta 2010, cursó tres carreras universitarias sin completar ninguna. De hecho, la última a la que asistió antes de ingresar al Poder Judicial fue Antropología en la Universidad Católica de Temuco.

En el año 2006, Juan Pablo Pirce tuvo su primer problema con la justicia, específicamente, por el delito de hurto. ¿Qué hizo? El 15 de diciembre, a las 23 horas, según figura en una denuncia que se encuentra en el sitio del Poder Judicial, fue retenido por el guardia de un supermercado, en Temuco, luego de pasar por las cajas y no pagar una botella de ron Mitjans, avaluada en $2.499 y que ocultaba entre sus ropas.

Dicha causa, por cierto, fue vista en la época por el persecutor Alberto Chiffelle, hoy Fiscal Regional de la Región de la Araucanía. Finalmente, la causa se archivó.

Para el año 2009, ingresó al Poder Judicial como oficial de Sala al Juzgado de Garantía de Traiguén, por lo que empezó a recibir una remuneración de $ 1.077.529. Y en ese puesto se mantuvo tranquilamente hasta su nuevo tropiezo con la ley.

Esta vez, el 12 de abril de 2012 fue sorprendido por Carabineros, en calle Saavedra con Belisario Prat, en Traiguén, mientras conducía en evidente estado de ebriedad.

“(Los carabineros) se percataron de su embriaguez por ser manifiesta y debido a su fuerte hálito alcohólico, rostro congestionado, inestabilidad al caminar e incoherencia al hablar, siendo detenido y trasladado al Hospital de Traiguén, donde se le extrajo muestra para examen de alcoholemia, cuyo resultado arrojó la cantidad de 1.71 gramos de alcohol por mil en la sangre”, describe los hechos la Jueza Subrogante de Garantía de Traiguén, Viviana García Utreras.

Por este hecho, durante el proceso se inhabilitó una jueza -igual que en la detención del pasado lunes- porque el detenido era un subalterno.

Pirce fue condenado a la pena de 61 días de presidio menor en su grado mínimo, el pago de 2 UTM y la suspensión de su licencia de conducir por dos años. Sin embargo, se le concedió la Remisión Condicional de la pena, por lo que debió someterse a la observancia de la Sección de Tratamiento en el Medio Libre de Gendarmería de Traiguén.

Pese a ser condenado por conducir en estado de ebriedad, mantuvo su trabajo como empleado público del Poder Judicial, a diferencia de otros casos en los que funcionarios de distintas zonas del país han sido despedidos tras protagonizar hechos similares.

En los años venideros, el funcionario del Poder Judicial se mantuvo bajo perfil, se unió a los Bomberos y empezó a desarrollar su faceta artística a través de YouTube, gracias a su esposa (con quien contrajo matrimonio en 2017) y un primo, quienes publicaron videos en dicha plataforma en su rol de cantautor.

En el video “Canto Sereno por Neltume”, que durante la tarde de ayer borró su mujer desde YouTube, el ahora imputado rinde un homenaje musical a los militantes fallecidos del MIR.

En agosto del año pasado su nombre volvió a sonar en el Juzgado de Garantía de Traiguén por lesiones menos graves contra su esposa, según la denuncia disponible en el sitio del Poder Judicial.

El escrito dice que el 5 de agosto, a las 16 horas, “cuando su cónyuge, Juan Pablo Pirce, sin causas ni motivos justificados, le había propinado golpes de pies y puño en diferentes partes del cuerpo, no importándole sobre la presencia de sus hijos de 7 y 10 años, respectivamente”.

El documento advierte que, por este hecho, los padres del funcionario del Poder Judicial habrían llegado el domicilio y expulsado al atacante del lugar, para luego llevar a la víctima a su domicilio, en una vivienda cercana.

La profesional que hizo la denuncia señaló que su paciente (esposa de Juan Pablo Pirce) “señaló que su conviviente padece un trastorno psiquiátrico, lo que detona su actitud violenta”.

Finalmente, el cabo 1° Roberto Loyola Rojas, de la Tercera Comisaría de Traiguén, recibe esta información y se traslada con personal policial al lugar.“Al entrevistarse con la esposa, esta negó rotundamente expuesto por la denunciante, negándose incluso en ser trasladada hasta un centro médico, no proporcionando más antecedentes”, dice el documento.

El hallazgo de las armas en la casa del funcionario del Juzgado de Garantía de Traiguén podría abrir una nueva arista respecto a los hechos ocurridos en La Araucanía, donde ya se investigan los motivos de tenencia de este tipo de armas y los posibles nexos que el funcionario del Poder Judicial pueda tener con grupos violentistas. 

Esta publicación aparece primero en El Dinamo