En medio de un nuevo y masivo cierre de escuelas por el ingreso a cuarentena de las principales ciudades de Chile, un grupo de apoderados se reunió para formar un movimiento ciudadano para pedir a las autoridades que el reinicio de las clases presenciales sea una prioridad en medio de la pandemia de COVID-19.

Escuelas Abiertas ha enviado mensajes y cartas al Colegio Médico, al Consejo Asesor COVID-19 y a los alcaldes para pedirles que consideren el retorno de las actividades en los establecimientos educacionales según la situación de cada lugar y con estrictas medidas de seguridad.

La abogada Lucía Buttazzoni, una de las líderes de la iniciativa, contó a EL DÍNAMO que todo nació durante 2020, cuando un grupo de apoderados comenzó a compartir experiencias sobre los problemas que veían con la cancelación de los cursos presenciales, especialmente en los niños, niñas y adolescentes.

“Ahí vimos los efectos en los niños en cuanto al aprendizaje y a la salud mental”, expresó la profesional, quien agregó que “investigamos por evidencia internacional sobre los contagios… no somos expertos, somos papás, y ahí nos dimos cuenta que los contagios en colegios son muy bajos“.

La entidad ha trabajado con otras organizaciones que buscan su mismo objetivo como Padres y Apoderados de Argentina, que logró convencer al presidente trasandino Alberto Fernández de priorizar la reapertura de las escuelas tras el fin de la larga cuarentena que mantuvo el país en 2020.

Aumento en la brecha

Buttazzoni contó que Escuelas Abiertas no está vinculada a “ningún sostenedor o tiene intereses en colegios”, apuntando a que su máximo interés está centrado en la educación municipal, que durante el reinicio de las clases presenciales tuvo una menor adherencia a la reapertura de sus recintos educacionales.

“Creemos que un principio de esto es que la educación presencial sea una prioridad nacional, es decir, que todos los colegios puedan abrir siempre y cuando sea seguro. No puedo decir ahora que en Santiago se pueda abrir un colegio. ¿Pero qué haces en una zona que tiene dos escuelas rurales y está en fase 4? Lo que decimos es que se puedan abrir en los lugares donde se pueda”, manifestó.

La líder del movimiento afirmó que los efectos de la suspensión de las clases presenciales se verán especialmente en los colegios municipales, que por decisiones de sus alcaldes decidieron permanecer cerrados a pesar de que estaban autorizados debido a los avances de sus comunas en el plan Paso a Paso.

“El llamado es más a los alcaldes, porque ellos tienen hoy la pelota en el arco. Las escuelas en fase 3 (preparación) y fase 4 (apertura inicial) en adelante pueden abrir sus puertas, y varios no lo han hecho. Eso genera un daño muy grande a los niños, tanto en su aprendizaje como en lo emocional”, afirmó.

Mejora en la comunicación

Desde el movimiento señalaron que una de las tareas pendientes está en la educación a la población, ya que consideran que las autoridades no han expuesto las evidencias de estudios científicos y los llamados de organismos internacionales como Unesco a retomar las clases presenciales con las condiciones y medidas de seguridad adecuadas.

“Tenemos que destinar los recursos para reempoderar y fortalecer a los profesores, porque todos van a estar en un mal estado mental. Tenemos que hacer un trabajo ahí y no se ha hecho nada ahí”, explicó Buttazzoni.

La abogada también comparó la visión que existe en Chile sobre este tema respecto a otros países, recalcando que “uno tiene que comparar peras con peras. Mucha gente nos dice que somos ‘irresponsables’ porque ahora ven que Francia está cerrado sus escuelas, pero ellos en realidad reabrieron. Nosotros llevamos un año y medio. Ellos tienen un plan y dicen que lo último que van a cerrar es el colegio. Acá tenemos todo abierto en fase 3 o fase 4, menos las escuelas”.

En ese sentido, la profesional afirmó que si bien el Ministerio de Educación (Mineduc) tiene la intención de retomar las actividades en las aulas “igual sentimos que acá hace un poco más de fuerza para informar de los riesgos o no de enviar a los niños a la escuela, y a veces el miedo está basado en la ignorancia“.

Buttazzoni también apuntó al rol del Colegio de Profesores, señalando que “está en una postura que es bastante mezquina políticamente, porque creo que lo están haciendo a costa de los niños… solamente buscando ganar el gallito y sin ver a las familias”. 



Esta publicación aparece primero en El Dinamo