Luego de que se decretara la emergencia sanitaria por el coronavirus el pasado mes de marzo, la Red de Salas de Teatro emitió un comunicado advirtiendo la crítica situación que atravesarían las distintas salas por la suspensión de funciones.

En el documento, emitido el 18 de marzo, señalaban que “en esta primera etapa, se proyecta que la detención de un mes de trabajo se traduciría en 469 funciones suspendidas, lo que implica el cese de venta de ticket avaluado en $298.573.102, según datos recopilados a la fecha por la Red”.

“Dicho monto es fundamental para el funcionamiento de las 23 salas de teatro, cuyos gastos operacionales superan los 530 millones de pesos mensuales”, agregaron.

A eso se sumaba que “las cifras tampoco son alentadoras, ya que los espacios que componen la Red son fuente laboral de 305 personas, entre gestores, administrativos, técnicos, productores, por nombrar algunos”, sin contar a los más de 800 artistas que se verían afectados por el cierre de estos recintos culturales.

A casi tres meses de decretada la emergencia por el coronavirus, Verónica Tapia, presidenta de la Red de Salas de Teatro, confesó a EL DÍNAMO que “nunca pensamos, cuando emitimos ese comunicado en marzo, que todavía nos quedaban tres meses más, y quizás más, porque fuimos los primeros en cerrar y vamos a ser los últimos en abrir”.

En esa misma línea, advirtió que la situación que atraviesa el teatro por el coronavirus es “crítica, muy crítica”, puesto que para lo que resta de junio y lo que se avecina en julio “hay muchos que están por cerrar” debido a que los dueños de los teatros “se han endeudado buscando las maneras de sobrevivir”.

“Hartos teatros han tratado de reinventarse con funciones online, otros están tratando de mantenerse con deudas y créditos”, afirmó. Sin embargo, no es suficiente.

El cuestionado fondo concursable

En marzo, el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio anunció un plan ante la crisis sanitaria por el coronavirus que distribuirá aproximadamente 15 mil millones de pesos al sector artístico y cultural, incluyendo el teatro.

Según detallan en su sitio web, estos “recursos se destinarán, principalmente, a la adquisición de contenidos culturales (pagos de derecho de autor), al fomento de la creación artística, y a proteger los espacios y organizaciones culturales afectadas en razón de la contingencia”.

“Lo primero que hemos tratado de hacer ante la contingencia es diagnosticar y alinear los recursos en razón de las necesidades. Lo anterior, sin afectar ningún fondo existente. Esta reorientación de herramientas busca generar un apoyo necesario tanto para los creadores como para las instituciones. Es parte de un proceso que hemos iniciado como ministerio y que tiene nuevas alternativas de colaboración. En ese sentido, necesitamos saber en qué medida y de qué manera ir apoyando a proyectos y organizaciones”, explicó en esa oportunidad la ministra Consuelo Valdés.

Sin embargo, estos fondos no fueron bien vistos por parte del gremio teatral. El actor Gabriel Cañas manifestó a EL DÍNAMO que “como gremio no nos ha parecido la mejor solución porque nos pone a competir entre nosotros por quien va a tener un tipo de subvención para ver quien va a seguir trabajando. No es un fondo de emergencia, es un nuevo Fondart“.

Amparo Noguera también ve con ojos críticos esta situación. “Creo que en el mundo de la cultura, en estos momentos, ha quedado claro que no hemos recibido mayores apoyos. Sencillamente se cierran los teatros y no es una gran noticia, es como si no tuviera mucho lugar el arte y la cultura de un país, dentro de los títulos de un país, porque yo creo que la gente sí ha consumido cultura durante la cuarentena”, afirmó a EL DÍNAMO.

“La cultura en este país no está catalogada como un trabajo sino que es como una especie de un algo que forma parte de un país, pero que no es un oficio con leyes laborales. Me parece bien impresionante”, agregó. En relación a este fondo concursable, sostuvo que “el país y el mundo cultural no están en condiciones de concursar. Hay actores que están en una situación muy delicada, que viven solo del teatro y que no han tenido ahorros anteriores y se les va ese fondo y se acabó. Se ha generado ciertas colectas entre redes de teatro para paliar un poco la situación. Nadie se hace cargo de esa gente”.

En ese sentido, Noguera insistió en que “no hemos tenido una respuesta contundente, un apoyo contundente. Los fondos concursables causaron harta molestia porque el mundo de la cultura se detuvo y nadie respondió. De repente Chile Actores ofreció ayuda, pero son cosas internas”.

“Quedamos relegados”

Para Verónica Tapia, desde la Red de Salas de Teatro, la ayuda a través de un fondo concursable es “complejo”, puesto que “postularon ocho teatros al fondo de espacios culturales, pero eso no quiere decir que los ocho van a recibir ayuda de parte del Ministerio. Esto se cerró el lunes pasado y no sé cuánto se van a demorar en dar la respuesta. Y entre dar la respuesta y entregar la plata, van a demorar entre uno y dos meses, o más”.

Ante esto, el gremio se ha organizado para realizar distintas actividades en apoyo de los teatros que se encuentran en situaciones más críticas y así poder inyectarles dinero. “Pero no es nada con las deudas que han ido acarreando mes a mes”, advirtió.

Consultada por si han tenido alguna respuesta por parte del Ministerio de las Culturas, Tapia aseguró que “no ha sido muy fructífero”, por lo que sostuvo que “quedamos totalmente relegados a lo último de las prioridades, siendo que somos igualmente de importante en esta cuarentena. Sin arte, la cuarentena sería muy triste”.

“Siento que falta voluntad política. Veo que ella (ministra Valdés) y todos trabajan mucho, no es que no estén haciendo nada. Sí les importamos, o sea, armar un fondo es muy complejo, quizás hasta más complejo que hacer asignaciones directas, porque van a tener dos Fondart en un año y sus trabajadores van a tener que revisar una gran cantidad de proyectos, con 12 o 18 horas trabajando. El problema es que necesitamos un Ministerio que nos defienda frente a los otros ministerios también, que no quedemos atrás. Creo que ahí, en esa discusión, sentir que se está peleando por el sector. Siento que ahí falta mano y eso es voluntad”, expresó.

Ante esto, desde la Red de Salas de Teatro hicieron el llamado a promulgar una Ley de Emergencia que los ayude en futuros escenarios como el que vivimos actualmente por el coronavirus.

“Como sector no tenemos una Ley de Emergencia, como lo tienen otros sectores. Entonces la respuesta es ‘vamos a trabajar para que en el futuro haya una ley de emergencia’. No la necesitamos en el futuro, la necesitamos hoy y que los diputados y senadores saquen esa ley, como sacan miles de leyes exprés, en el minuto que se necesiten para que esa ley nos resguarden en momentos como este que no habíamos vivido nunca. Ellos entienden que necesitamos esa ley, y la van a trabajar, pero necesito que la trabajen hoy día”, sentenció.

Teatro Zoom

A raíz del escenario que enfrenta el teatro por el coronavirus, es que distintas compañías y centros culturales han explorado nuevas opciones para seguir trabajando.

En los últimos meses se ha instalado lo denominado “Teatro Zoom”, donde los espectadores compran sus entradas para acceder a una función a través de la aplicación de videollamada.

Gabriel Cañas, quien actualmente se encuentra presentando la obra Los Fakes a través de esta modalidad y Mentes Salvajes, contó que “ha sido una aventura enorme, ha sido entrar en un terreno inexplorado que no estuvo exento de polémicas y cuestionamientos en cuanto a lo artístico, despertó mucha sospecha de un comienzo y eso con el grupo fue muy la raja porque nos levantó una publicidad tremenda”.

Amparo Noguera también se ha sumado a esta modalidad, pese a que en un principio lo hizo con cierto resquemor, pero “también agradecida porque era una oportunidad de trabajo, una propuesta en un momento donde uno no veía nada para adelante”.

“La experiencia para mí ha sido súper buena, por lo siguiente: nosotros hacemos una obra cada fin de semana”, contó, recalcando que “creo que efectivamente no es teatro, evidentemente, y no va a desplazar al teatro en vivo. Me ha causado mucha curiosidad tanta polémica que causó al principio. Obviamente no es teatro, es algo que se está haciendo en un escenario de emergencia sanitaria horrorosa”.

Aún así, destacó que, una vez que presentan la obra, se realiza “una conversación con el público que me ha generado mucha emoción y que le ha dado sentido a este trabajo, porque lo ve gente de Punta Arenas, gente que lo ha visto de otros países, que lo han visto desde las clínicas”.

“Se ha generado a través de esta plataforma una reunión y un espacio colectivo de conversación. Eso para mí es muy valioso en este momento”, agregó.

Noguera actualmente está en cartelera con Mesa de Expertos, Día del Padre y El Gran Escape.

Esta nota El crítico escenario del teatro en Chile por la pandemia del coronavirus apareció primero en El Dínamo.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo