Tras la cuarentena del coronavirus, China abrió nuevamente los mercados de Wuhan, reponiendo la venta murciélagos y animales domésticos pese al peligro sanitario que hay en ese país y en el mundo.

“Perros y gatos aterrorizados hacinados en jaulas oxidadas. Murciélagos y escorpiones puestos a la venta como medicina tradicional. Conejos y patos sacrificados y desollados uno al lado del otro en un suelo de piedra cubierto de sangre, suciedad y restos de animales”, fueron las escenas que un corresponsal del Daily Mail presenció el viernes pasado en China, justo cuando el gobierno de Xi Jinping celebraba “su victoria” sobre el coronavirus.

“¿No aprenden más?”, tituló el medio británico británico ante las macabras imágenes de Wuhan volviendo a vender animales para ser consumidos como alimentos o bien como productos medicinales.

“Aquí las jaulas de diferentes especies se apilaban unas encima de otras. En otro mercado de carne en Dongguan, al sur de China, otro corresponsal fotografió a un vendedor de medicinas que regresaba al negocio el jueves con un cartel que anunciaba murciélagos -que se cree son la causa del brote inicial de Wuhan- junto con escorpiones y otras criaturas”, asegura el Daily Mail.

Asimismo, el reportaje indica que el mercado de Guilin estaba lleno de compradores ayer, con carne fresca de perro y gato en oferta, un plato tradicional de invierno.

“Todo el mundo aquí cree que el brote ha terminado y ya no hay nada de qué preocuparse. Es sólo un problema extranjero ahora en lo que a ellos respecta”, reveló el corresponsal con sede en China que capturó estas imágenes para el Daily Mail.

El periodista indicó que “los mercados han vuelto a funcionar exactamente de la misma manera que antes del coronavirus. La única diferencia es que los guardias de seguridad tratan de detener a cualquiera que tome fotos”.

Recordemos que los primeros casos de coronavirus se dieron hace tres meses en un mercado en Wuhan, pero los funcionarios mantuvieron el brote en silencio durante semanas y los denunciantes fueron silenciados, incluido el médico Li Wenliang, de 33 años, quien luego falleció a causa del virus.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo