El deporte y las leyes es algo que siempre ha movido a Ruth Olivera. Por esta razón, cuando se llegó al acuerdo por una nueva Constitución, sabía que ese era su futuro: renunciar a su cargo en la Seremi de Deportes en la Región de Valparaíso, para convertirse en constituyente.

En conversación con EL DÍNAMO explicó que la razón fue que “en ese momento, lo que la gente pedía en las calles, eran injusticias que me habían tocado vivir durante mis 37 años de vida”.

“Soy una hija de la educación pública, estuve hasta los 20 años atendiéndome en un hospital público y tengo una abuela que recibe una pensión paupérrima. Por eso me dieron ganas porque era parte del abandono del Estado“, agregó.

Ruth Olivera y la palabra dignidad

Para Ruth, antes de comenzar a hablar sobre artículos de la nueva Carta Fundamental, es importante que los constituyentes “se planteen qué entendemos por dignidad”. 

Esto porque solo a través del entendimiento de esa palabra, se abrirán las puertas para “terminar con las injusticias y desigualdades”.

La candidata por el distrito 9 afirmó que “la gente quiere que empecemos a armar la nueva carta desde este concepto”.

Eso sí, también señaló la importancia de los derechos básicos, que “son los más importantes, como la educación de calidad, vivienda digna, igualdad de oportunidades, pensiones y seguridad“.

Deporte y salud: más unidos que nunca

Su relación de hermana con la deportista Érika Olivera y su trabajo en la Seremi de Deporte en la Región de Valparaíso, son solo algunas de las pruebas de que la vida de Ruth siempre ha estado ligada con la actividad física.

Por esta razón, para ella es importante que en la Constitución se hable del “área deportiva, que te lleva finalmente a trabajar en la prevención de la salud”.

“El Estado en la actualidad garantiza el acceso a la salud, desde el punto de la recuperación o rehabilitación. Sin embargo, no se habla de la prevención. Hoy, uno se enferma y el Estado no hace nada para prevenirlo“, comentó.

La educación en la Constitución

En materia de educación Ruth Olivera expresó que “es súper importante pensarla no sólo como que la gente tiene que educarse” sino más bien “que sea de calidad”.

“Para eso, los constituyentes tienen que comprender que la calidad está unido con el desarrollo espiritual, ético, moral, etc. Eso sí, conociendo la destreza de cada niño, niña y adolescente”, puntualizó.

Efecto Érika Olivera en su candidatura

Ruth tiene una relación de hermana muy cercana con la ex atleta y actual diputada de la bancada de Renovación Nacional (RN), Érika Olivera, quien le prestó todo su apoyo en la candidatura.

“Tengo muchas personas que me apoyan por mi hermana, que me dicen que van a votar por mí por el aprecio que tienen a ella”, reveló.

Aunque también están los que le hacen comentarios negativos por la ideología de la diputada, algo que a Ruth no le afecta, ya que “siempre me ha dado orgullo ser su hermana”.

Y agregó: “Siempre que pasa eso, le explico a la gente que tengo el derecho a postularme porque es un cargo popular, pero está ahí en manos de la gente si me elige o no”.

Constituyente sin privilegios

Durante su candidatura, Ruth se ha encargado de dejar en claro que para ella, “es súper importante demostrarle a la gente que nosotros venimos a servir en este cargo”.

Para eso, se le ocurrió que debería existir un plan de austeridad en la clase política, donde los constituyentes den el ejemplo, viviendo como un chileno común, en temas de locomoción hasta alimentación.

“Si estás trabajando en una Constitución tienes que recibir las 30 lucas que le dan a todos para el almuerzo, usar para BIP! para conocer cómo funciona el transporte público y estar en Fonasa”, señaló.

Además, manifestó que se debe revisar los 50 UTM de sueldo, porque “no es posible que un constituyente gane más que un profe”. 



Esta publicación aparece primero en El Dinamo