La caída en la matrícula de alumnos en carreras de pedagogía generó la preocupación de las autoridades, las que ya están evaluando medidas para asegurar el ingreso de futuros profesores al sistema.

Desde el Gobierno, el Ministerio de Educación (Mineduc) impulsa un proyecto de ley que busca flexibilizar el ingreso de estudiantes a la carrera, reduciendo algunas exigencias y cambiando algunos de los requisitos que fueron incorporados a la ley del Sistema de Desarrollo Profesional Docente en 2017.

Actualmente los alumnos que quisieran ingresar a alguna pedagogía debían tener mínimo 500 puntos en la Prueba de Selección Universitaria (PSU), estar en el 30% superior de notas de su generación o haber aprobado un programa de acceso a pedagogías. A partir de 2023 ese puntaje subiría a los 530, con el 20% superior de notas, para subir hasta los 560 puntos y el 10% de las notas para el año 2025.

Juan Eduardo Vargas, subsecretario de Educación Superior, mostró su preocupación con la situación, ya que de seguir esta tendencia en 2025 cumpliría con los requisitos un 32% menos de estudiantes de los que se matricularon en pedagogía en 2020, lo que a la larga implicaría que el sistema quedaría con cerca de 3 mil futuros profesores menos.

“Lo que pudimos ver es que la implementación de estas exigencias podían terminar implicando una baja muy sustantiva en la matrícula de esas carreras y que en algunos casos no era tan cierto que estuviéramos garantizando la calidad de los profesores o podríamos terminar no aceptando a alumnos que podrían haber sido muy buenos profesores”, señaló la autoridad a La Tercera.

Ante esto, las autoridades buscan que el mínimo de 500 puntos para acceder a estas carreras se extienda hasta 2025, y que de ahí en adelante se empiecen a exigir 530 puntos, eliminando el último tramo de aumento de requisitos. La autoridad enfatizó que esta reducción de la exigencia establecida por la ley vigente no implicará una merma en la calidad de la formación de los maestros.

Con la modificación planteada por Mineduc, se proyectaría el ingreso de más de 2 mil estudiantes adicionales a las carreras de pedagogía, lo que permitiría disminuir el impacto del déficit de profesores estimado para los próximos años.

En el último proceso de admisión a la educación superior se detectó una caída del 27% en la matrícula en las áreas de educación, cuestión que preocupa a los especialistas por el impacto que podría tener en el sistema en general. 

Esta publicación aparece primero en El Dinamo