La polémica sobre el origen del Covid – 19 tiene un nuevo capítulo. Ya que dadas las sospechas estadounidenses sobre una posible responsabilidad de China en el nacimiento del brote, se suma la cooperación de otros países, entre ellos Australia.

Scott Morrison, primer ministro de Australia, estuvo de acuerdo con realizar una investigación sobre el origen del virus y el famoso laboratorio en Wuhan tuvo alguna responsabilidad. Sin embargo, China pareció no tomarse estas declaraciones de buena manera y respondió a través de su embajador en ese país, Cheng Jingye.

“Si esto va a ir a peor, la gente va a plantearse si vale la pena acudir a un país que no es tan amigable con China como parece. Quizá se planteen por qué deben beber el vino australiano o comer su carne” comentó Cheng a The Australian Financial Review.

Marise Payne, ministra de Relaciones Exteriores de Australia, respondió que ahora “no era momento de amenzas, sino de cooperación”.



Este Post Aparece Primero en Radios Regionales