El volante de Universidad Católica abordó la problemática que vive para los clubes ante el receso de la actividad por el coronavirus. «No hay certeza de qué va a pasar», reconoce.

El planeta fútbol no es ajeno a las complicaciones que vive la sociedad producto de coronavirus. Todos los campeonatos están suspendidos hasta nuevo aviso y los clubes se plantean recortes en sus presupuestos.

En conversación con El Mercurio, César Pinares, jugador de la UC reconoce que lo delicado de la situación y asume que los futbolistas también tendrán que poner de su bolsillo para sair adelante.

«Uno tiene que estar preparado para todo. A algunos les va a perjudicar más y a otros menos, por eso hay que ser lo más solidario posible para que esto no afecte tanto», aseguró el formado en Unión Española, que ya ha jugado en Italia, Grecia y Emiratos Árabes Unidos.

«Tenemos que ayudar a los compañeros que tienen más dificultades. Algunos tienen bajos sueldos y el hecho de que no les paguen les puede complicar mucho, pensando en sus familias. El Sifup debe buscarle la vuelta, pero los que podemos también podemos ayudar», aseguró.

Por eso, se pone a disposición de una solución. «Hay que hablarlo (con el plantel) para que seamos solidarios con los que estén más complicados. Si esto se alarga y bajan los sueldos, todos deberíamos ponernos una mano en el corazón y darles una manito a los más afectados», comentó Pinares.

En lo deportivo, el hombre de la UC se refirió a la nominación a la selección. «Tenía ganas de meterme en la posible nómina, pero esto fue inesperado», sentencia.



Este Post Aparece Primero en elperiscopio